::: COCHINA NO, COL CHINA :::



Nuestra Señora de las Mercedes, colegio y jardín infantil, semillero de la sociedad, abre sus puertas a la agricultura urbana y al buen compostamiento.

Primero fuimos y hablamos con Jaqueline, la rectora, y así como debe ser en las buenas siembras, diciendo y haciendo. Ella citó los niños, les avisó a las familias para que cada uno viniera con un vasito de yogur, gelatina, arequipe y tantos otros que diariamente inundan las calles, los parques y los basureros. Manos a la obra. Hacerle los huecos al vaso, llenarlo de compost y poner con cuidado la planta bebé. Estos vasos de marcas de empresas que no se preguntan por la pérdida del planeta frente a sus ganancias, tienen ahora al frente unos niños que los reutilizan y aprovechan para la producción de alimento.

Mientras tanto las preguntas, los cuentos, el que no arriesga un huevo no saca un repollo, yo quiero lechuga decían unos, a mi me gusta la albahaca y aquella cómo se llama… Muy bien niños esa se llama col china.
Ahí sí que tuvimos motivos de risas y cuentos.
De una, casi todos al tiempo preguntan ¿cochina?.
Y ji ji ji ji.
Cochina no
Col China,
De la china para Colombia, de Colombia pa chinos y chinas.

En medio de lo cochina que vive la ciudad, el doble sentido de sembrar una col china limpia, con niños y niñas, chinos y chinas pero colombianos, que un día llevan la buena semilla hasta la cocina, hasta el plato.

Colchina, cocina, colchina, Colombia, China. Cocinas que toman de aquí y de allá, con la agricultura del patio, la terraza y el jardín para limpiar la ciudad y aliviar tanto estomago enfermo, para cambiar esa vida cochina.

Cochina No
Col
China.

1 comentario:

Valeria dijo...

col china!!! muy bueno
me habían hablado de esto en pedidos ya colombia, se ve que a los niños les gusta